EL CARÁCTER

En el lenguaje corriente se suele hablar de personas de buen o mal carácter. También de individuos de carácter débil o fuerte. En realidad, saber que un carácter es más o menos agradable, más o menos violento, es conocer solo dos de sus manifestaciones, sin embargo, es ignorar todavía en que consiste y cuáles son sus propiedades.

En ocasiones se habla también de personas con carácter y de personas sin carácter. Aquí hay una referencia principal a la formación de la persona; la educación de la voluntad pertenece, desde luego, a la educación del carácter.

El carácter se refiere, ante todo, a las manifestaciones anímicas del hombre. según Adler es «el modo de actuar del individuo sobre el mundo circundante, y de relacionarse con él». Viene a ser la manera como cada persona se enfrenta con el mundo, usando para ello sus distintas facultades.

El carácter en cierta medida nace, pero en buena parte se hace, o mejor , se va haciendo; va cambiando en un sentido o en otro con la experiencia y los valores recibidos.

¡Cada tipo de carácter tiene sus posibilidades y sus limitaciones, pero a todos se les puede sacar partido!